LA NACION - Emprender con el objetivo de provocar mejoras sociales

Reciclar, integrar y compartir, algunas de las claves de las empresas conscientes

DOMINGO 26 DE NOVIEMBRE DE 2017

nota original en : http://www.lanacion.com.ar/2085527-emprender-con-el-objetivo-de-provocar-mejoras-sociales

El cambio hacia el desarrollo sostenible puede ir desde abajo hacia arriba. Y es común que así sea. El ejemplo más habitual en el mundo de los negocios son los emprendedores sociales: aquellos que, además del rédito económico, buscan impactar positivamente en el entorno en el que actúan. Los representantes en el panel del evento de sustentabilidad organizado por LA NACION fueron Matías González de Biase (FC Bola); Marcos Heyd (La Escombrera); Matías Fernández Moores (Vacavaliente); Jerónimo Batista Bucher (Henko) y Rocío González (Daravi).

González de Biase pasó del modelo de ONG al emprendimiento social. La organización Revolución Pelota entregaba pelotas de fútbol donadas a comunidades vulnerables, pero el actual emprendedor y sus socios encontraron una limitación: el modelo de donaciones. "Cuesta escalar porque no es sustentable. Se nos ocurrió utilizar el poder de mercado para resolver de manera global una problemática local", explicó. Con el modelo "1x1", aquel en el que una compra de un cliente equivale a una donación, nació FC Bola con el mismo fin.

Para Heyd, la decisión de ser emprendedor en lugar de liderar una ONG fue por la idiosincrasia de los argentinos: "Si liderás una fundación y cambiás el auto, acá te miran mal", dijo. El líder de La Escombrera se enfocó en una de las industrias que más huella de carbono dejan: la construcción. Su compañía utiliza residuos de las obras y de demoliciones para fabricar ecoáridos, sustitutos de la arena. "Todavía las empresas de triple impacto no mueven al PBI, pero creo que en tres años vamos a generar algo porque cada vez vamos mejorando", reflexionó Heyd.

Más notas para entender este tema

Un capitalismo integrado y con la mirada puesta en el largo plazo

Cuando la misión es transformar la empresa desde adentro

La visión de los inversores, abogados, académicos y ONG

Vacavaliente, el emprendimiento de Fernández Moores, también se enfoca en el reciclaje de materiales. Con cuero recuperado, produce objetos de diseño como cuadernos y portaobjetos de oficina. Sus creaciones llegaron a exponerse en las estanterías de las Galerías Lafayette en Francia, entre otros lugares de renombre. "Hay algo de lo argentino que se ve con mucho gusto", sostuvo. Sin embargo, no dudó en nombrar los obstáculos: "Afuera no existen demoras en la aduana y no hay muchas razones que vos puedas dar para no entregar el producto en fecha o para explicar listas de precios nuevas", dijo.

Otro emprendedor con proyección internacional es Batista Bucher. Con su invento, un vaso biodegradable con extracto de algas como materia prima fue el representante argentino en la Cumbre Mundial de Jóvenes del G-20. Allí, dio un discurso ante la canciller alemana, Angela Merkel, y tuvo la oportunidad de debatir con ella temas vinculados al cambio climático.

González lideraba Greca, un emprendimiento de accesorios y decoración con material reciclado, cuando conoció a Lorena Núñez, quien estaba al frente de Totebag, una fabricante de bolsas reutilizables. Unieron sus fuerzas y crearon Daravi, una fábrica que hoy emplea a 12 mujeres jefas de familia. Desde ese lugar, la emprendedora opinó sobre la cuestión de género en la sustentabilidad: "Tiene que ser diversa. Muchas veces, las mujeres tienen una mirada más holística y eso es bueno", concluyó.

 

LA NACION - panel sustentabilidad - rocio daravi - 1.JPG